Queridos maestros


Los saludo y les doy la bienvenida al segundo semestre 2020. Les cuento que estuvieron presentes en mis pensamientos con mis mejores deseos de salud y bienestar para todos; extraño mucho sus comentarios y ocurrencias diarias. Regresamos de vacaciones recargados de energías para replantearnos nuestro quehacer educativo.

Les dejo algunas reflexiones que me acompañaron durante este periodo de descanso y que podremos conversar al respecto en el momento que ustedes deseen, porque saben que mi puerta y mi celular siempre están a su disposición.

Los educadores debemos ser conscientes de que vivimos un cambio sin precedente, lo cual implica fortalecer el área socioemocional de nuestros estudiantes inculcándoles la inteligencia espiritual y valores como la resiliencia que implica mantener el espíritu de lucha, el ánimo, la fuerza, aliento, paciencia, etc. sin doblegarse a pesar de que las circunstancias sean adversas.

Como maestros estamos comprometidos a que todos aprendan y debemos trabajar en el cómo. El maestro es creativo, imaginativo, inventor, sabio, incansable, luchador, líder de grupo y, a pesar de la distancia seguimos siendo guías.

El confinamiento ha producido que se vuelva al formato tradicional de “dictando” clase (ahora a través de un medio virtual) y el niño que recibe o aprende. El verdadero aprendizaje está en la relación con los otros, es la que posibilita construir, apropiarse, resignificar se basa en la interacción, el diálogo, en los estudiantes preguntones y en los maestros curiosos que descubren junto a sus chicos nuevos conocimientos.

education with love

La clave para la educación en tiempos de pandemia es buscar la relación, con la cotidianidad, la realidad, provocar los intereses de los estudiantes y buscar su relación con su comunidad cercana. Es en este encuentro con los otros, con lo que piensan, con lo que sienten, con lo que sueñan a través de diversos recursos, donde se hace verdadera la posibilidad de educar.

Con este propósito, se requiere de estrategias que trasciendan la comunicación unidireccional del profesor con el estudiante y posibiliten la relación con su comunidad. Para esto debemos promover la comunicación del niño con sus compañeros, a través de los medios electrónicos, pero también con libros donde descubran a sus autores favoritos o donde investiguen temas de su interés.

Otra de las claves para educar es el amor, es el motor que impulsa nuestras acciones ya sean formativas o de acompañamiento. Es el por qué y el para qué y se traduce en paciencia para aclarar una y otra vez sin cansarnos, y nos permite resistir ante la adversidad con fortaleza. Si el amor es tu clave principal para educar, siempre te conducirá hacia el éxito.

El buen humor y el pensamiento positivo son otros componentes indispensables en nuestra tarea de educar. Hay que levantarnos con ánimo, optimismo, alegría y ver los grandes retos como aliados y no como enemigos; ser educadores con vocación, con pasión por educar. Busquemos formas más creativas para trabajar y así tocar sus corazones. Para ello, necesitamos mucha flexibilidad mental para poder adaptarnos y transformarnos. Si le sumamos la actitud de apertura y el trabajo colaborativo, el resultado puede ser una buena base para promover los grandes cambios que necesita la educación y así avanzar hacia el nuevo paradigma educativo, teniendo alos educadores como diseñadores de experiencias de aprendizaje y protagonistas del cambio.

Debemos seguir pensando en cómo promover desde la distancia que nos toca vivir la construcción de lazos y afectividad necesarios en todo vínculo humano. Cambiar el rumbo de los aprendizajes tanto individuales como grupales para seguir dejando huella y mostrando evidencias del camino realizado. Promover que el estudiante tome conciencia y descubra su protagonismo en este proceso. Generando así desde todas las áreas, conversaciones entre estudiantes para que puedan poner en práctica su pensamiento crítico, empatía social y creatividad, y otras herramientas que les permitan vivir esta época desde el empoderamiento y la participación.

teamwork

Tomemos esta coyuntura como una oportunidad para avanzar en cuanto a nuestra didáctica y herramientas digitales, atendiendo a la diversidad, caminando hacia la excelencia integrando los saberes y desarrollando las habilidades socioemocionales de nuestros estudiantes.

¡Un abrazo fuerte!

Por Janice Roeder – Directora

Referencia:

https://www.lidereseducacion.org/claves-para-educar-en-tiempos-de-pandemia/