¿Has escuchado alguna vez a alguien decir que un niño feliz aprende mejor?

Pues, científicamente, es cierto.  Varias investigaciones han dejado al descubierto la existencia de diferentes zonas y circuitos cerebrales que funcionan como verdaderos centros de emociones. Estos están directamente relacionados con otras habilidades, principalmente las habilidades cognitivas, sociales y prosociales.

Además, ya conocemos más sobre la gran influencia que ejercen las emociones positivas en el aprendizaje, en el pensamiento y en el comportamiento del ser humano. Está comprobado que desde temprana edad ya somos capaces de aprender mucho sobre las emociones, como: qué son, cómo reconocerlas y cómo manejarlas en determinados momentos. Sin embargo, la calidad de este aprendizaje emocional está directamente relacionada con las oportunidades, experiencias y con el entorno en general.

Por esta razón, las comunidades educativas cobran un gran significado en el aprendizaje y desarrollo socioemocional. Las relaciones interpersonales y las experiencias de aprendizaje están matizadas por muchas emociones, lo cual permite llevar a cabo un auténtico proceso cognitivo y educativo.

Hoy en día, es de suma importancia que los educadores planifiquen y sistematicen actividades y experiencias que promuevan el desarrollo social y emocional en estos espacios. Las emociones y el manejo de estas, son el camino para conocer plenamente el mundo en el que vivimos.

Según la Doctora Ana Lucía Campos, «Las emociones son mecanismos que utiliza el cerebro para actuar bajo una situación de emergencia, o ante circunstancias cognitivas y sociales. Son reales y no están separadas del cuerpo; motivan a una conducta específica, que puede ser tanto positiva como negativa, en función al contexto social. Influyen significativamente en la motivación, en el aprendizaje, en la memoria, en la toma de decisiones, en las formas de pensamiento, en todos los sistemas del cuerpo y en el movimiento. Pueden ser innatas o aprendidas y todo lo que refiere a su desarrollo, expresión o regulación, se relaciona directamente con el proceso de neurodesarrollo”.

Esto refleja la importancia de propiciar un ambiente positivo en el aula. Es en estas condiciones en las que se fomenta la curiosidad e interés, lo cual ocasiona que el cerebro reciba y procese la información con mayor fluidez y facilidad.

Por ello, para favorecer el desarrollo integral de sus estudiantes, el colegio Villa Per Se enfatiza el trabajo simultáneo y conjunto de lo emocional y lo cognitivo. Esta conexión entre el desarrollo afectivo e intelectual se refleja en la gran importancia que le otorgamos a las sesiones diarias de Yoga & Mindfulness. En ellas, hacemos uso de la Ruleta de las Emociones para que nuestros chicos se vuelvan conscientes de sus propias reacciones emocionales, y aprendan sobre el uso de herramientas y estrategias para lograr la autorregulación y el control emocional.

Los maestros tenemos como misión acompañar el proceso de aprendizaje, de validar y valorar la importancia de las emociones en los estudiantes, y de conectarlas en cada proyecto que llevamos a cabo a lo largo del año. Nuestro objetivo es generar aprendizajes significativos, aquellos que son para toda la vida, y que los ayudarán a crecer como seres humanos plenos.

No solo se trata de potenciar conocimientos sino de brindar espacios positivos y de acogida para favorecer el aprendizaje.

Autoras:

Stefanny León y Gabriela Santa María – Tutoras de Kinder

Edición y corrección: XMM

Referencias:

Brackett, M. & Simmons, D.(2015). Emotions matter. Recuperado de https://campussuite-storage.s3.amazonaws.com/prod/1530651/06c11be8-7bab-11e7-bf32-124f7febbf4a/1651507/ed606190-bf17-11e7-998b-0a2096c4ae80/file/Emotions%20Matter%20Article.pdf

Campos, A . Recuperado de  http://portal.oas.org/LinkClick.aspx?fileticket=Xnvh2-5kpmI%3D&tabid=1282&mid=3693

 Center for healthy minds , University of Wisconsin-Madison (2021) https://centerhealthyminds.org/well-being-toolkit-for-children-educators-and-parents

Compartir