Queridos mamás y papás,

Comprendemos la situación difícil que estamos pasando en estos momentos. Definitivamente permanecer en casa todo el día es un desafío importante que hay que aprender a manejar (buscar actividades dentro de casa para los chicos, encargarse de las actividades del hogar, el trabajo online, entre otras tareas importantes). En Villa Per Se no solo estamos trabajando para que nuestros estudiantes continúen con su aprendizaje académico, sino que también buscamos contribuir en su bienestar emocional.

Es por ello, que en el presente artículo les explicaremos algunas estrategias de calma que pueden aplicar con sus hijos y, por qué no, consigo mismos. 

Respiración 
Muchas veces nos sentimos muy enojados o ansiosos por diferentes motivos, por lo que es importante salir un momento del lugar a uno más tranquilo (tu cuarto, tu rincón de la calma o donde te sientas cómodo/a) y aplicar estas estrategias de respiración (las veces que sean necesarias) para calmarnos.

Probablemente, las primeras veces será necesario acompañar a nuestro hijo/a en esos momentos. 

Para colorear 
Tener dibujos para colorear también ayuda a calmarnos, pues estamos canalizando nuestras emociones a través del pintado.

Lo que puedo y no controlar
Muchas veces nos abrumamos por situaciones en las que no tenemos el control.

Es importante reconocerlas y diferenciarlas, lo cual nos ayudará a favorecer nuestra calma. Tanto nosotros los adultos como nuestros hijos, podemos aplicar la siguiente estrategia: identifiquemos las cosas que podemos y que no podemos controlar. A continuación un ejemplo de ello:

Para la ansiedad
Esta situación de aislamiento obligatorio puede causar ansiedad, estrés, miedo o ser muy difícil para las personas ansiosas. Para calmar los pensamientos ansiosos pueden realizar diferentes actividades como: identificarlos, escribirlos y buscar soluciones.

Worry Jar
El “jarro de las preocupaciones” ayuda a reducir tus pensamientos ansiosos y preocupaciones. Poner tus pensamientos en el jar te ayudará a sacarlos de tu mente, por lo menos un tiempo. ¿De qué cosas te gustaría dejar de preocuparte? ¡Escríbelas en el jar!

Puede ser de gran ayuda escoger un momento durante el día y – solo en ese momento – estas permitido de ir al jar y preocuparte por estos pensamientos.

“Mis preocupaciones”
Identificar las cosas, pensamientos y sensaciones que nos ponen ansiosos ayuda también a poderlas manejar. Puedes entregar a tu hijo/a esta silueta y animarlo a responder las preguntas:

¿Cuáles son las cosas que me hacen sentir ansioso? Escríbelas o dibújalas alrededor de la silueta

¿Cuáles son mis pensamientos cuando me siento ansioso? Escríbelos o dibújalos alrededor de la cabeza de la silueta

¿Cómo se siente mi cuerpo cuando estoy ansioso? Colorea las áreas donde sientes esta emoción

¿Qué puedes hacer para sentirte mejor la próxima vez que te sientas ansioso?

Departamento Psicopedagógico