Cuando comenzaron las clases virtuales en Villa Per Se, muchas preguntas vinieron a mi mente y las dos principales fueron: ¿cómo hacer que todos se sientan incluidos en el aula y qué puedo hacer para que todos entiendan lo que se enseña?

Al principio no pude encontrar las respuestas a estas preguntas. Sin embargo, día a día, a medida que las clases virtuales se llevaban a cabo con mayor frecuencia, estaba implementando y encontrando muchas estrategias que podrían incluir a todos y que podrían hacerlos aprender y comprender nuevos temas. Puede parecer difícil, pero es importante comprender que los niños son diferentes y que aprenden de diferentes maneras, lo cual los hace únicos, y con esa singularidad, pueden complementarse entre sí.

Es por eso que todos juntos estamos aprendiendo unos de otros y también sobre los diferentes temas que se enseñan porque los maestros también estamos en un proceso de aprendizaje constante. Comenzamos nuestro día con estructura, ya que considero que cada niño debe tener su día estructurado desde el principio. Es decir, tener una idea de lo que va a hacer durante cada día de la semana para que puedan estar preparados y saber lo que se debe hacer cada hora de su día escolar. Un horario siempre es una buena herramienta y se puede hacer en la computadora o por sí mismo; la segunda opción puede ser la más divertida porque cada uno de ellos puede crear divertidos dibujos que simbolizan la actividad a realizar y así sentir que es una pieza fundamental de su aprendizaje y de sus logros.

Esta estructura consiste en dar horarios con anticipación, saber lo que van a hacer y también informarles de antemano sobre los materiales necesarios. Esto debe hacerse en las sesiones en vivo y también en las asincrónicas, ya que es en ese momento en el que completará la actividad que él mismo programará.

Adicionalmente de tener una buena estructura, deben conocer y poder entender el tema que se les enseñará. El vocabulario con el significado de las palabras y una imagen es un buen soporte porque a veces pueden no saber el significado de lo que leen o escuchan; ya sea en su idioma nativo o no. Una imagen puede ayudar al niño como guía y con esto, ser capaz de comprender mejor lo que se le enseña.

Además de tener una imagen o representación como guía, es esencial tener amigos como guías también para que todos puedan guiarse y ayudarse mutuamente porque como se mencionó, todos somos diferentes y en estas diferencias todos nos complementamos increíblemente. Además, la idea de formar un gran equipo en el que no hay un líder y donde cada uno de los compañeros de equipo es el líder mismo. Los niños pueden alternar el liderazgo en diferentes campos para que todos puedan aprender del increíble conocimiento y de las maravillosas ideas de los demás. Para que esto funcione se deben promover los valores, tanto en clase como en casa. Esto ayudará al niño a convertirse en una mejor persona, tratar a todos con amabilidad, aprender de sus propios errores, comprender lo que otros pueden sentir y estar unidos.

Es realmente importante usar todas estas herramientas y otras que puedan aparecer en el camino. También es fundamental que todos puedan ser incluidos en el aula y que todos puedan ayudarse entre sí para aprender juntos como un gran equipo.

Por Valeria Guzmán – Tutora de 3er grado