enes contacto@villaperse.edu.pe +51 727-3767
  • Este es el ejemplo de un texto alternativo

La importancia de crear conciencia social en nuestros niños

La conciencia social es la acción mental a través de la cual una persona es capaz de observar el estado de otras personas dentro de una comunidad. Este es un tipo particular de conciencia, nos permite relacionarnos sanamente en sociedad, establece relaciones de empatía con las personas que nos rodean. Este tipo de conciencia es vital para el correcto desarrollo de un niño pues forma individuos más respetuosos, y capaces de alcanzar todo su potencial.

El mirar a los lados, a los que menos tienen, a los que sufren problemas que ellos no y a los que simplemente tienen una vida diferente; los ayuda a ser más sensibles, más empáticos y a no dar por sentado todo aquello que reciben en casa -y que no obtuvieron por mérito propio-. Es necesario que observen, sientan y empaticen para convertirse en buenos ciudadanos.

En Villa Per Se, nuestro trabajo como docentes, está orientado en educar a nuestros estudiantes de manera integral. Por ello, mediante la transversalidad que hay en nuestras clases y teniendo como columna vertebral nuestros proyectos, estamos desarrollando la conciencia social de nuestros estudiantes. Además, complementamos este trabajo con los tres valores del colegio: empatía, resiliencia y unidad.

Nuestros estudiantes están viviendo una situación muy especial durante este tiempo: mucho sufrimiento y necesidad es lo que se vive en nuestro país. Sin embargo, ellos y nosotros estamos en casa, alejados de esa realidad o viviéndola de manera indirecta.

Todo esto nos hace llegar a otro concepto importante a desarrollar desde la niñez, el de participación social. La conciencia los hace volver la mirada y observar, aunque los queremos llevar a mirar crítica y constructivamente su ciudad y su país; a pedir, a proponer y, si se diera el caso, a protestar y a exigir; aprender que puede haber adultos sensibles y capaces de acompañarlos en ese trabajo; a defender lo propio pero también a interesarse por lo de los demás; a sentirse más de su comunidad, a amarla y establecer su propio rol dentro de ella; aprender, en definitiva, a participar. Y se logra de la única manera que resulta verdaderamente eficaz: participando de verdad.

¿Qué podemos hacer para que el estar en cuarentena no los haga olvidar lo que se vive fuera de casa? No proponemos bombardearlos de información, ni enfrentarlos solos a ello, pero sí podemos tamizarla y hacer que llegue a ellos, acompañarlos a leerla y comprenderla, ayudarlos a entender que hacer cuarentena en casa es más un privilegio que una obligación. Tal vez, podamos ir más allá e invitarlos a generar su propia opinión e incluso, proponer alternativas de solución.

Métodos para promover la conciencia y participación hay tantos como estilos de aprendizaje, entre los más conocidos y utilizados están, por ejemplo: elecciones escolares, proyectos de intervención en la comunidad escolar, la investigación, la formulación de hipótesis, argumentos, realización de debates y propuesta de soluciones viables para los conflictos estudiados.  

Cada estudiante, según su grado de abstracción y entendimiento será capaz de acercarse de diferentes maneras y por diversas aristas a esa realidad que los rodea. La participación social infantil no puede iniciarse con abstracciones o realidades que estén fuera de su alcance. Es necesario promover experiencias que permitan a los niños aprender a intervenir participando de su entorno más cercano o conocido, que es sobre el que tienen la información suficiente, lo que les facilitará poder opinar y actuar.

Además de conocer el espacio en el que se desarrollará su participación es igual de importante que ellos trabajen con un objetivo propio (individual o grupal) y motivos claros para involucrarse en el tema.  No se trata de hacerlos participar en formatos de adultos, sino de acotar la situación para cada grupo.

Actualmente, nuestros niños de sexto grado se encuentran trabajando en un proyecto cuyo resultado será un panel de debate sobre los desafíos que esta pandemia ha representado para diferentes grupos, cada uno investigado por 5 de nuestros estudiantes:  el primero, las personas de provincia que se encontraban en Lima al inicio de esta cuarentena y cómo se han visto afectadas por la falta de vivienda, trabajo y la imposibilidad de conseguir un transporte que los lleve a su lugar de origen;  el segundo grupo son los médicos que se ven obligados a luchar con esta enfermedad nueva y desconocida desde un sistema de salud rezagado; y por último, los comerciantes que no han podido atender sus negocios durante este periodo y han visto cómo su mercadería se deterioraba y los ahorros se esfumaban.

Aún nos encontramos en la primera semana del proyecto y ya tenemos muy buenas reflexiones a partir de un ejercicio de empatía:

“…Ayudando a las personas que están contagiadas día a día y también me da miedo ser contagiado. Me siento bien ayudando, salvando vidas, pero también me gustaría estar con mi familia.” (I.R.)

“… Yo vivo triste, y aquí todos salen y me puedo contagiar, me gustaría estar en mi casa, pero no sé cómo hacer con mi trabajo. Yo tengo que alimentar a todos en mi casa, nadie hace el trabajo por mí, salgo, con mi mascarilla, y lo reporteros vienen a decirme que me vaya a mi casa, la verdad es que no sé qué hacer…” (M.M.)

“Me sentiría asustada, tendríamos que parar por muchas partes para poder tener comida y para poder ir al baño y aunque sea lavarnos la cara y las manos. Siento que debe de ser muy difícil seguir adelante porque nadie está seguro de qué puede pasar, porque en esa situación es muy peligroso, puedes contagiarte o podrías morir de hambre, es horrible.” (B.D.S)

Esperamos seguir con la investigación, emitir opiniones y la creación y búsqueda de argumentos que nos lleven a plantear soluciones a su alcance. Desde la posición de ciudadanos con derechos y deberes. Esperamos compartir los resultados y productos de este proyecto con toda nuestra comunidad Villa Per Se. Nuestra sociedad necesita personas que sean parte del cambio, persona con conciencia social.

Por Claudia Hernández y Micaela Cardoza  – Tutoras de 6to grado

Leave a Reply

Abrir chat