La educación artística tiene dos enfoques principales: crear y apreciar obras de arte. Hemos hablado de los beneficios de crear arte para una mente, alma y cuerpo sanos en un artículo anterior. Ahora hablaré sobre la apreciación artística.

A través de la apreciación artística podemos explorar lo que sucede a nuestro alrededor y hablar sobre temas importantes utilizando diferentes tipos de medios: videos, canciones, poesía, etc. Es una aproximación diferente, un lenguaje diferente que nos brinda una forma de abordar las cosas que importan para nosotros.

Por ejemplo, podemos mirar una pintura que nos muestra la historia de los incas para iniciar una conversación sobre cómo era su cultura, sus creencias, su forma de vida y más. Siguiendo con este ejemplo, aunque los incas ya no están, podemos ver todo esto reflejado en la pintura; a veces incluso mejor que en cualquier otra fuente porque podemos apreciar los colores de la ropa, los complementos que usaban, los animales que los acompañaban, etc. Es un medio visual que nos permite mirar directamente todos los detalles que podríamos perder con otra forma de arte.

Además, a través del arte, podemos hablar de temas actuales como: la migración y el racismo e iniciar una conversación relevante, podemos ver una película dirigida por un grupo minoritario, ver un documental sobre un determinado tema de nuestro interés, etc. Hoy en día la información y la tecnología se han globalizado tanto que tenemos la oportunidad de entrar en el mundo de otra persona con solo un clic, y con eso, podemos ver su realidad y apreciar las diferencias que tienen con la nuestra.

También practicamos la apreciación artística al observar las obras de arte de nuestros compañeros de clase en clase. Podemos contrastarlos con otros trabajos que hemos visto antes, mencionar las similitudes y diferencias, criticar creativamente y comentar algunas sugerencias si es necesario. Al hacer esto, crecemos como equipo.

Lo que buscamos hacer es utilizar el arte como herramienta de información, conexión, empatía y ampliar nuestros horizontes como ciudadanos del mundo que somos.

En cuanto a la apreciación artística, se pueden utilizar las siguientes preguntas para enriquecer la experiencia:

  • ¿Cuál es el bagaje cultural del autor?
  • ¿Se refleja su experiencia en su obra de arte?
  • ¿Es posible adivinar su origen con solo mirar su trabajo?
  • ¿Cómo podría relacionarse esta pieza con mi propia experiencia o mis propios sentimientos?
  • ¿Es accesible para niños de cualquier edad?
  • ¿Tiene impacto en la comunidad?

Hay tantas preguntas que podríamos hacernos.

Por Camila Varela – Maestra de Arte

Edición y corrección: XMM

Compartir