Por el Día del Maestro, quiero dedicar este artículo para hablar sobre la importancia que tienen los maestros para los estudiantes. Es importante que sepamos que los estudiantes recordarán y valorarán a los maestros que estuvieron allí para ellos. Ellos recuerdan positivamente a aquellos maestros que expresaron amabilidad, empatía, preocupación por sus trabajos y necesidades; especialmente recordarán a los que se tomaron el tiempo para escucharlos y para hacerles sentir que lo que pasaba con ellos era importante.

Lo que recordarán no será el nivel de destreza al enseñar el curso asignado, ni las largas explicaciones que se dieron en una clase maestra, o la tecnología usada para presentar los materiales en las clases dictadas: ellos recordarán cómo fueron tratados.

Es cierto que los maestros recordamos en particular a ciertos estudiantes, no porque sacaran las más altas notas o porque tuvieran una conducta impecable, sino a aquellos estudiantes con los que se formó un vínculo significativo. También están los estudiantes que nos dejan una huella importante, no solo en la manera de pensar, sino que nos hacen reflexionar acerca de nuestra labor como docentes.

A continuación, les dejo una historia, que a lo largo de esta profesión, nos ha servido a muchos como fuente de inspiración, motivación y la cual nos ha invitado a reflexionar.

Anne Sullivan (1866 – 1936) fue una maestra que dedicó la mayor parte de su vida a una sola alumna: Helen Keller, una niña que a los pocos meses de vida sufrió una grave enfermedad que la dejó sorda, ciega y también muda; lo que le provocó graves problemas de convivencia y personalidad. Anne fue la única que se vio capaz de darle una oportunidad a esta niña.

Gracias a la valentía de Anne Sullivan, su iniciativa, su pasión por lo que hacía, su vitalidad, sus ganas de aprender, su talento, y su generosidad, Helen Keller no solo consiguió establecer contacto con el mundo exterior, sino que fue la primera persona sorda y ciega, en conseguir una licenciatura universitaria.

A partir de aquí, y siempre de la mano de Anne Sullivan, Helen desarrolló toda su carrera profesional como prestigiosa escritora y como activista política en defensa de las personas vulnerables, y de la paz en el mundo.

La figura y el legado de Anne Sullivan nos inspira al definir los valores (piedra angular que sostiene a nuestro colegio) que trabajamos en Villa Per Se, los cuales son: la empatía, la unidad y la resiliencia. Anne Sullivan, de manera atemporal, ha sido una inspiración en muchos campos profesionales.

Hoy 6 de julio, Día del Maestro, agradecemos a nuestros estudiantes que nos enseñan que somos capaces de sacar todo nuestro potencial y todas nuestras capacidades; ya sea hoy desde nuestras casas, como el día de mañana en el colegio de manera presencial.

¡Feliz Día del Maestro!

Por Pamela Benzan 

Edición y corrección: XMM

Compartir