A medida que vivimos en un mundo que siempre está cambiando, a veces tenemos que parar y mirar lo que nos rodea, la Madre Naturaleza y apreciar qué cosecha nos proporciona nuestra Pachamama. Conectar la atención plena con la nutrición siempre ofrece una gran receta. Hoy en día, nos perdemos fácilmente en tecnología y otras distracciones y esta clase tiene como objetivo volver a conectarnos una vez más. El núcleo de este curso es restablecer los fundamentos y la pasión por una comida casera adecuada, sin conservantes añadidos.

Todos podemos recordar las primeras expresiones que hicimos cuando probamos algo hecho por nosotros mismos. Es probable que la comida que los estudiantes consumen durante el horario escolar represente alrededor del 40% de las calorías de los niños. Es vital que estas comidas proporcionen una rica fuente de nutrientes y minerales con una exposición mínima al edulcorante agregado y granos refinados. Esta educación debe enseñarse en el hogar y en la escuela e implementarse en los hábitos diarios de los niños. La cocina saludable y el bienestar conectan las actividades de atención plena al tiempo que brindan recetas alternativas saludables. Creo que si volvemos a conectar nuestra pasión por la cocina, sucederán cosas hermosas.

Por Luis Miguel Gonzales (Maestro de cuarto grado)