La práctica del yoga en la virtualidad es posible y es muy beneficiosa para la salud física, mental y espiritual; nos ayuda a mantener un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu.

Este año los profesores de Villa Per Se fuimos capacitados y certificados de forma virtual, por Mindful Schools mediante el Mindfulness Fundamentals Course, lo cual nos brindó mejores herramientas para continuar con nuestra labor de bienestar a favor de nuestros estudiantes.

Cuando se piensa en yoga, no solo hay que enfocarnos en posturas (asanas). Vayamos más allá, en el yoga eres consciente de tu respiración (pranayama), de los latidos de tu corazón conectando y respirando en armonía y respetando los ritmos individuales de cada persona.

En Villa Per Se basamos nuestra práctica en un principio fundamental: Yoga = Amor = Unión.

La práctica con los más pequeños es lúdica; es mediante canciones, historias y personajes, en donde relacionamos los temas que se trabajan en cada unidad, transportándonos a mundos mágicos usando nuestra creatividad e imaginación. Nos divertimos siendo conscientes de que el trabajo en equipo desde la virtualidad también genera energía y fuerza. Nos involucramos con nuestro entorno.

Con los más grandes, asociamos la práctica de yoga con el mindfulness. Es un espacio de reflexión, práctica guiada y expresión; en donde incorporamos meditaciones sencillas generando hábitos de pensamientos positivos, intenciones diarias, decretos y sobre todo, de la importancia de ser agradecidos. Cada acto de “atención plena” contiene un poco de generosidad.

Generamos calma enfocándonos en el presente, consciencia plena, secuencias donde trabajamos todas las partes del cuerpo, secuencias de conexión y protección, y rutinas para energizar el cuerpo y la mente. Estas secuencias están acompañadas de respiraciones profundas para tener una mejor disposición de ánimo. La práctica de la meditación a través del Yoga y Mindfulness nos ayuda a navegar por nuestras emociones transformando nuestras actitudes, nos ayuda a cultivar suavemente ciertas cualidades; con el tiempo, nuestros objetivos pueden verse reflejados en nuestra autorregulación.

Entendiendo que el mindfulness es la práctica que centra la atención en el momento presente con intención y sin enjuiciar (consciente), la aplicamos a cualquier actividad de la vida cotidiana. Esto otorga niveles altos de energía, sensación de calma, relajación, aumento de confianza y aceptación de uno mismo.

Si bien todos extrañamos el contacto visual o el abrazo humano, es posible crear un ambiente cálido y acogedor y sentir la energía cuando se enseña a través de la pantalla. Creo en el poder de la creatividad, de la innovación y de la tecnología.

Estoy segura de que si nos mostramos como somos nosotros mismos, podemos igualmente lograr un gran impacto en la vida de nuestros estudiantes y también, por qué no, en la nuestra como maestros. Un reto que sin duda nos está dejando una gran enseñanza. Todo es posible.

Por Nuria Camps – Especialista en yoga y meditación